Concurso de Cuentos Harrowing

El destino no es real, la muerte si – Cuento de Harrowing por Banana Torcida

 

Nombre: Ana Catalina Montenegro Valverde
Nombre de invocador: Banana Torcida

El destino no es real, la muerte si

Alguna ves has tenido tanto miedo, que prefieres morir, que seguir viviendo? Este es mi estado actual, pero para que entiendan del porque mi situación fatalista, tendré que comenzar desde un inicio (o al menos desde hoy en la madrugada).

Eran las cinco de la mañana, y no podía desperdiciar ni un segundo, salí a comprar las últimas cosas que necesitaba recuerdo haber leído varias veces la lista:
– Labradorita
– Talisman de Iemanja
– Ortigas
Aun siendo tan pocas cosas no las lograba retener, mi cabeza estaba hecha un caos y la lista se había vuelto casi un mantra. Al llegar a la tienda me recibió un olor mirra, comparado con el típico olor a pescado y sal era bastante cautivador, una joven salió detrás de una cortinas terciopelo, dando una imagen enigmática mientras susurraba, luego se dirijo a mi amablemente. Al fin pude obtener todo lo de la lista y salí bastante satisfecho, y quizá algo mareado, al salir recuerdo que la calle estaba abarrotada, los niños lloraban mientras eran arrastrados por sus padres de tienda en tienda. Pase el resto del día acomodando todo lo que necesitaría para esa noche.

Eran las 5 de la tarde y el sol ya estaba ocultándose, la casas estaban cerradas, las calles vacías, y las gaviotas habían enmudecido, volví a salir, y empece mi trayectoria al centro de pueblo, a medida que avanzaba el silencio se hacía más incómodo, mis pasos resonaban entre los rincones de los edifico y podía escuchar mi respiración, al llegar a la plaza me senté en la fuente, y conforme las pequeñas gotas caían miraba mi reloj de bolsillo (el único regalo que había tenido de mi padre) después de que el reloj marcara las 6 el tiempo se transformo, transcurría velozmente. Las siete empezó hacer un frío terrible mis dientes temblaban y sentía que se me caían las manos. las ocho, el mar sonaba furioso las olas chocaban estruendosas, parecía que intentaba sacar algo de lo más profundo de sí. Las nueve el viento creaba sonidos extraños al pasar entre las casas, parecía agónicos gritos, muy distantes. Las diez el farol empezó a parpadear,una vez, dos, tres, seguidamente un rayo atravesó el cielo, el farol se apagó. Las once una extraña neblina empezó a cubrir el pueblo, sentado aun en la fuente empecé a observar a todas partes, las casas se veían difusas y los pies se deformaban ante la vista,

Las doce, las campanas de la iglesia rompieron el silencio y una oscuridad indescriptible cubrió el pueblo,no habían pasado unos segundos cuando al fondo se escucho un pasos pesados, el olor a herrumbre colmo el lugar, y una voz profunda sonó (no estoy seguro si solo yo lo escuché o si todo el pueblo supo de ella)
– La desolación se acerca
Mi boca sabía a hierro intenté levantarme pero me sentía pesado, luego lo vi, una criatura gigante cubierto de hierro, al acercarse me percate que no tenía mirada y un humo extraño salía de su armadura, todo mi cuerpo tembló y mi pulso se acelero, detrás de ese engendro, espectros llenos de agonía lo seguían como perros, estaba aterrorizado y rogaba que no volviera ver. Pero sin siquiera voltearse a í el monstruo despareció entre la neblina, cuando logre recobrar la compostura, suspiré sabía que ese no era el demonio que estaba esperando y agradecía no tener que enfrentarlo.

Pasaron algunos minutos de quietud, pero luego de ello escuché un grito desgarrador, un hombre chillaba como un cerdo apunto de ser decapitado, empece a examinar de donde había salido el grito, lo vi era el señor Brown, corría a como podía, su panza enorme se tambaleaba y su cara redonda mostraba una mirada aterrada, todos sus músculos tensos y sus ropas empapadas de sudor, detrás de él un ser misterioso le lanzaba lanzas espectrales, me escondí rápidamente y observé Brown, aun corría cuando una enorme lanza verdusca lo atravesó en el pecho,continuamente se quedó quieto, su boca se abrió completamente y sus ojos se volvieron blancos, las lanzas salieron de su cuerpo desgarrando incluso más allá de su cuerpo, el hombre callo al piso completamente inerte, y me cuerpo se estremeció -No puede haber justicia solo venganza (recuerdo haber escuchado esa voz detrás de mi nuca antes de que la misteriosa asesina desapareciera).

Salí lentamente de mi escondite, supe en ese momento que la hora había llegado

– Dónde estás demonio, dónde te ocultas, sal de la sombra, mi grito retumbó y un eco difuso sonó a lo lejos seguidamente, otro grito pero esta vez era de una mujer…
– No por favor no le hagas daño por favor tómame a mí, perdónale la vida. Empecé a correr hacía donde provenía el llanto, y al llegar a un callejón vació lo pude ver, mi madre gimoteaba abrazando con fuerza un bulto, sus ojos hinchados y sus manos temblando, me hicieron recordar ese bulto no era nadie menos que yo, yo pequeño.
– Hijo amado mío vive, vive por mí, al terminar de decir múltiples picos color carmesí despedazaron el cuerpo de mi madre, dejando solo intacta la parte donde se contrataba mi imagen de pequeño, creando una forma de rosa, justo después de que caí al suelo, la imagen desapareció
– …Tu madre querida, dio su vida por ti, por un idiota que la desperdicio en odio y venganza.
– Cállate maldita cállate, da la cara, muéstrate.

La rabia lleno mis venas tome la daga enfurecido y empecé a mandar puñaladas en el aire, mi cabeza ardía sentía las lágrimas bajar el sudor y el olor salado aumentaban
– Por aquí, uy ese estuvo cerca, un poco más a la derecha
– Párate de juegos maldita sal de una vez
– No, no vengas
Mi padre luchaba contra un ser extraño que lo retenía en unas cadenas, una lampara verde flotaba en el aire, mientras mi madre en llanto me arrastraba a la casa
– No has aprendido nada verdad chico, primero, tu mismo buscas la muerte, a la cual siempre has pertenecido
– No está vez no será igual, empuñe la daga
Empece a correr hacía al frente pero luego múltiples cadáveres apareció ante mi mi madre mi padre niños mujeres hombres todo una gigantesca pila de cadáveres
– No no no deja de jugar con mi mente
Monstruos terribles empezaron a salir de las casas con cadenas y su color verdusco gritaban terribles maléficos corría hasta donde podía hasta que me atraparon, luego los cadáveres cobraron vida y junto a los monstruos se abalanzaron contra mi
– Ayuda madre ayuda, mis lágrimas caían mis manos ensangrentadas, sentía que me ahogaba. Recuerdo que sentía que todo estaba acabado hasta que vi una mano blanca salir dentro de la oscuridad tome la mano y una mujer hermosa se mostró
– No tengas miedo yo estoy aquí
Estaba entre sus brazos sentía una calidez de hace años.
– Dejame verte sufrir
Mi corazón se detuvo por un segundo y recuerdo haber sentido que el tiempo se detenía, mire hacia abajo y vi un punta estaba atravesando mi pecho, volví mi miraba hacía arriba y el hermoso rostro se había transformado en unos ojos rojos y una boca llena de colmillos me sonreía, ahí lo supe, supe que iba a morir, mi mano empezó recorrer la punta y esta se hundía cada vez mas.

Es aquí donde comencé a relatarles esta historia y es aquí donde seguramente se acabe
– Te conté como lloraron tus padres en sus últimos momentos?
– Call..ate.. maldita.(mi voz apenas salía y un hilito de sangre bajo por mis labios)
– No te preocupes corazón pronto te reunieras con ellos.
Mire al cielo sabía que si moría mientras la neblina estuviera tendría que vagar eternamente.

– Dio…s perdo..o..name, no me conden..es
Tomo con la ultima fuerza que me queda el pico, se que no puedo sacarlo pero si puedo mantenerlo unos segundos más, volví a mirar el cielo, un rayo de luz empezaba a salir en el horizonte, mantengo mi mirada fija hacía ahí. Clavo la punta aceptando mi muerte y mi error.

El hombre callo como un pétalo y el sol empezaba a salir, y la neblina a dispersarse, del demonio solo quedaba de rastro su presa, y un pueblo sumido en tranquilidad.
El sol siempre sale, aun si ya no estás ahí para verlo.

Si deseas participar, lee bien la reglamentación y llena el formulario aquí. También, puedes apoyar tus cuentos favoritos en nuestro álbum para elegir al favorito del público aquí. Para aprender más sobre nuestro concursos y torneos de Harrowing puedes visitar la página principal del evento.